Señales de que es necesario el cambio de resortes

El cambio de resortes en el momento oportuno garantiza el buen funcionamiento de todo el sistema de amortiguación del vehículo y, por supuesto, una conducción segura.

Algunas señales son fácilmente visibles y nos permiten saber con seguridad que es necesaria la sustitución. Ahora bien, siempre que optemos por un cambio, es aconsejable gestionarlo de a pares, para evitar desequilibrios, y comprobar que el nuevo resorte es el adecuado para nuestro automóvil.

¿Cuándo hacer un cambio de resortes?

Los resortes son una pieza fundamental en la suspensión. Si se hallan debilitados, pueden generar ciertos riesgos, como ruidos, golpes y hasta accidentes. Es importante que se encuentren en estado óptimo para cumplir su función y, de esta forma, el conjunto de suspensión trabaje de forma adecuada y sin exigencias superiores a las permitidas.

Entonces, hacer un cambio de resortes en el momento justo es necesario para evitar futuras contingencias y garantizar el buen desarrollo de la suspensión del vehículo. 

Asimismo, proceder a la sustitución en el momento adecuado permite al propietario evitar futuros gastos, los que podrían surgir a partir de desgastes más críticos del vehículo.

Desde RM Resortes consideramos pertinente proceder a la sustitución de los resortes cada dos cambios de amortiguadores. Período, no obstante, que puede estar sujeto a las condiciones de uso de cada vehículo y, por lo tanto, variar en ciertas circunstancias.

Por ejemplo, cuando este es utilizado para el transporte de cargas pesadas o suele desplazarse en terrenos accidentados con regularidad, es pertinente evaluar el estado de sus resortes de forma más frecuente.

Señales de desgaste de los resortes

Es aconsejable proceder a un cambio de resortes si:

1)  Son visibles roturas o desgastes en los topes de goma de la suspensión.

2) En los amortiguadores, extremos de dirección y rótulas se observan marcas de desgaste prematuro.

3) Al momento de tomar una curva, el vehículo tiende cada vez más a abrirse.

4) En los brazos de control o brazos oscilantes (“parrillas”) se observa un debilitamiento acelerado.

5) El vehículo presenta una inclinación hacia el suelo. 

6) Las espiras de los resortes están rotas, presentan grietas o marcas de apoyo entre sí.

7) Se observan manchas de óxido.

8) Se ha integrado al vehículo algún accesorio que altere el peso del mismo, como equipos o tubos de GNC.

9) Cada vez que el vehículo ha recorrido, como máximo, 80.000 km. Tras esa distancia, la resistencia de un resorte se reduce y, aunque pueda no presentar señales de desgaste, su capacidad de reacción dinámica disminuye.

Elegí resortes RM

Cuando los resortes de tu vehículo se hallan en buen estado, los amortiguadores trabajarán mejor. El cambio de resortes no es opcional, garantiza seguridad y rendimiento en la conducción y maniobrabilidad del vehículo.

Colocando resortes RM estás optimizando la estabilidad, control y capacidad de reacción de tu vehículo, además de una máxima performance. 

¡Contactanos para conocer las diferentes líneas de RM Resortes y encontrar el par adecuado para vos!


Para conocer en profundidad nuestras líneas de resortes, seguí leyendo: ¿Cuántos tipos de resortes para autos hay y cuáles son?